La chooper, y primer bautizo en Riglos

El sábado ponemos rumbo a Riglos Jor y yo…habíamos quedado con Abel y Pedro que nos proponían en el mallo Colorao «pecho lobo». Lo descartamos rápidamente: se nos queda, de momento, por encima de nuestras posibilidades.

Jorge me propone hacer la Chooper, grado asequible excepto el último largo. Hacía días que no volviamos a Riglos y creía haber olvidado sus panzas…bufff.

El primer largo que en algunas reseñas lo marcan de V, lo había comparado con la reseña de Juan Korkuerika y  le daba V+, así que ya me mosqueo…si Juan le daba V+ es que algo tenía: vaya super panza!! El siguiente si que me pareció mas ajustado a la realidad de mi papel..y así hasta llegar al último largo. Panza de narices, con un paso bastante largo. Veo a Jorge desde la R, subirse al estribo poco a poco hasta el último y aun así no llega. Se baja, se sube y otra vez hasta el último peldaño, saca la cinta (spirit) la pone, la acera, se le abre la mano, la cambia a la otra, se le abre, me pide cuerda, le doy, y de repente aaaaaaahhhh, y me lo encuentro a la altura de mi R, de un color blanquecino. Despues de un buen susto, me relajo, nos relajamos, le propongo que nos bajemos pero insiste en recuperar la spirit (que son 20€!!!!). Esta vez sube sin problemas, chapa donde la caida y otra chapa mas. La siguiente es otro pasete de fe, y ya nos queda bien poca. Hemos recuperado la spirit y aunque solo nos falta chapar ese buril y fin, decidimos bajarnos a tomar una cerveza, bocata y pacharán. Que nos lo hemos ganado!
To be continued….

Apretando en los primeros largos
Forzando en la llegada a la R
Las cordadas del alamedo en un dia desapacible
Las cordadas del alamedo en un dia desapacible
Asegurando en cómoda repisa
Asegurando en cómoda repisa
Sonrisas antes del susto
Sonrisas antes del susto