Normal y Edil a la Aguja Roja

Muchos planes para el fin de semana:  playa, barrancos, aguja roja, vivac, morata. Al final imprevistos de última hora nos hacen quedarnos en zaragoza; con ganas de desconectar,  fijamos el viernes noche nuestro objetivo en Riglos, la normal a la Aguja Roja, y luego según como acabasemos, veríamos…

Llamamos a David (agüelo2) para ver si se apunta, no lo duda, eso si, nos pide madrugar porque al mediodía entra a trabajar. Madrugón para estar a las 8 en el mallito, pateo de subida para que una vez en pie de via nos damos cuenta que nos hemos dejado las cuerdas en el coche. Jorge baja corriendo, lo recojo a mitad para ayudar un poco, me pide que empiece yo para poder recuperar un poco (vaya sudada llevaba)

DSCN0630

El agüelo lloriqueando pide que le llevemos fino..mucho se queja pero sube como un tiro!

DSCN0635

DSCN0636

Ya en la cima, fotito de rigor, y nos preparamos para rapelar. Jorge baja primero, luego voy yo…empiezan a caer pedruscos sin conocimiento, así que nos damos bastante prisa.

DSCN0637

DSCN0639

Con ganas de más, nos vamos a la Edil.

Cual expertos en chimeneas la vamos subiendo (vaya dolor de piernas). En el segundo largo a Jorge se le cae de las manos (literal) una piedra que cae en mi Reunion (piedra, pedra, piedraaaaaaaaaaaa). Hace añicos en mis pies, subo con un miedo tremendo y ganas de acabar la vía, que subo el último tramo como un tiro, saltándome un parabolt (ni que hubiera tantos como para saltarselos)

DSCN0640

DSCN0642

Mas felices que un sidral bajamos de nuevo la Aguja Roja y nos vamos para el coche, sedientos esta vez de agua.

La cerveza tendría que esperar..

DSCN0643

Ultravox en Riglos

Después de un sábado de comunión en Huesca, algo inusual, conseguimos madrugar el domingo y con David y Vika nos fuimos a Riglos.

En un principio el plan erahacer la normal de la aguja roja, pero vista la compañía nos decidimos por algo conocido. Ellos harían la anorexia, nosotros la ultrabox y si acababamos con tiempo, nos iriamos a la aguja roja…Inocentes..

David, con su buen gen Marquina no paraba de tocar la piedra y contarnos lo contento que estaba de estar en Riglos.

el lanzao

Tan contento que se pone a subir por la pared, sin contarle a su compañero de cordada (su mujer) el manejo del grillo, hacerse un ocho, o qué hacer cuando haces reunión. La escalada prometía.

Algo nerviosa por la situación decido empezar yo; si le sigo escuchando igual rompo el conglomerado de riglos y le tiro una piedra. El primer largo tiene una pancilla que desploma un poquillo, pero se pasa sin problemas. Jorge sube mientras entre risas comentamos la situación irreal de nuestros compañeros de mallo. Y por qué no, soñando con algún día ir a la visera mientras vemos a los grupos que hay alli!! (Juan eras tu!!! y nosotros sin saberlos..aysss)

foto

dudas en ruenion

el resto del equipo

El segundo largo facil; decidimos darnos un poco de prisa pues parece que el tiempo se estropea. Asi que el tercero lo subimos volando.

reunion2

ultimo largo

Rapel por detrás del árbol y vuelta al camino donde nos esperaba pacientemente toby.

al rico rapel


Pincho de tortilla, cerveza y vuelta a Zaragoza con la espinita de no haber ido a la aguja roja.

trabajo realizado

Fin de semana sorprendente en Huesca 2ª parte

El domingo nos levantamos no demasiado pronto por lo sonidos que generan nuestras pequeñas sobrinas. Ya habíamos acordado que subiríamos a hacer una excursión por los mallos de Riglos, fiandonos de la predicción de lameteoqueviene, y con el chubasquero en la mochila por si acaso.
Llegamos sobre las 11:00 y la con algún chispeo por la carretera, pero cuando nos bajamos del coche la sensación térmica es buena, y a mi ya se me empieza a dibujar una sonrisa en la cara, por lo que decido coger las cuerdas y el equipo. Si no podemos escalar, por lo menos haremos la excursión con peso para entrenar. Nos dirijimos a lo alto del pueblo y salimos por la pista que lleva a los mallos pequeños, siguiendo las marcas rojas y blancas del gr1 y postes indicativos. Posteriormente se siguen unas marcas azules pintadas sobre las piedras.

08_equipo riglos

El equipo en esta ocasión es de lo mas variopinto, Ana(8), Alba(8), Ale(5), Belen, Chevís, vane y yo, pero con el entusiasmo y vitalidad de las peques la excursión se hace de lo mas entretenida. Cuando llevamos 50 min. encontramos un mojón en el camino que marca la entrada al mallo colorado, aqui decidimos separarnos y nosotros nos aventuramos hacia nuestra primera escalada seria en Riglos.
Buscamos el pie de vía esperando encontrar alguna marca de entrada como en Morata, pero aqui es todo mas salvaje y aventurero. Por la orientación de nuestra reseña, y con alguna duda en el primer largo decidimos iniciar la ruta normal de ascensión a este mallo, “Anorexia“, sin estar del todo seguros de que vamos por buen camino.

09_ape de via

Tiro yo primero un largo de unos 40m. en los que solo se complica en una panza pasada la segunda  chapa. Las sensaciones son buenas, la roca tiene una adherencia buenisima, y es un placer encontrar resaltes para los pies por todos los sitios que te ayudan a progresar facilmente. Me siento fuerte y respiro aliviado al llegar a la reunión y darme cuenta que solo me quedaba una cinta en el porta. Monto todo el tinglado y le pego el grito a Vane para que suba. Cuando llega hasta mi nos damos un beso y ella tira para arriba.

10_primer largo

12_parriba 2º largo

El segundo largo será de unos 30m. con las misma dificutad que el anterior. Tiene un resalte que se supera facil por su izquierda, pero conforme avanzamos para arriba nuestra confianza aumenta y cada vez la escalada se hace mas entretenida. Cuando me toca el turno subo como un torpedo porque he notado que chispeaba algo cuando estaba en la reunión. Esperemos que se aguante hasta que terminemos. La sonrisa de Vane es brutal cuando me encuentro con ella en reunión. Me la encuentro pegadita a las argollas con su daisy, cuando en la repisa en la que se encuentra se puede bailar un tango y nos echamos unas risas a su costa.

13_reunion 2

14_reunion2

Sin parar apenas tiro rápido para arriba el último largo. Facil con un repisa intermedia muy grande. La cuerda de 60 m. llega muy justa hasta arriba. Vane me llama, ¡pero por el móvil!, para avisarme cuando ya estoy montando la reunión…

15_largo3

16_reunion 3

Arriba hace un frio de narices por que entra viento y lluvia por detras del mallo, así que el rapel que hacemos desde una argolla que hay en una sabina nos deja helados. Despues nos ponemos las botas y salimos zumbados para el coche ya mojandonos pero con una ilusión tremenda por haber completado nuestra primera vía en Riglos!!. Ya tenemos ganas de volver y repetir… esto en verano va a ser una gozada.

17_mallo colorao