Los mas gallitos. Toma cresta!

Después de un Purito, un poco de relax. Nos vamos a Huesca a tomar unos tintos de verano, un poco de familia y unos pegues ridículos en Rodellar (menos mal que no hay fotos).

El lunes queremos coger por la tarde el autobus que nos lleva hasta el refugio de pescadores de Vallibierna. Vaya sablazo, 9,30 € cada uno, nos han dejado temblando de monedicas. Menos mal que en la montaña no necesitas mucho mas.

Cargados con los mochilones, hacemos noche en los lagos de Llosas, en el que está 50 metros mas arriba. Eso que tenemos ya ganado para mañana. Es nuestro primer Vivac y no el último. Un poco nerviosos organizamos todo por si vienen las lluvias a la noche pues la meteo para estos dias no es muy esperanzadora.

Acomodandonos

 

Poco a poco, nos vamos relajando, disfrutando de las vistas, comprobando las cimas de mañana, las estrellas…Hasta que nos vence el sueño…

relajando los músculos

 

Al día siguiente después de un buen desayuno, ponemos rumbo al Russell, Margalida, Tempestades y Aneto (queremos hacer noche en la cima..) Las mochilas en la subida pesan mas de los que parece, asi que antes de llegar a los 2900 dejamos las mochilas en una roca. Que alivio! No me veía capaz de seguir con ella ni un minuto mas.

lo que nos queda con la mochila

 

Subimos rápido a nuestra primera cima (3.207m), se nota que vamos descargados de peso.

Subida al Russell

 

Aqui con cara de felicidad

 

Volvemos a bajar cerca de los 2900 a por nuestras mochilas. Reponemos fuerzas y vamos a por el Margalida (3241). Vamos por la nieve, que nos resulta mucho mas cómodo que ir subiendo y bajando piedras..Se coge la cresta por el collado mas abajo y a su derecha subes al Margalida, haces cima, destrepas lo hecho y a su izquierda subes al pico Tempestades. Los tienes tan cerquita que parece chupado…Ja!

Cuando nos queda una última trepada para hacer cima, me dice Jorge: «Anda!! si esta nevando!!» a lo que le respondo «Cómo que nevando!! Está granizando!!!! Vamonos para abajo!!.Llegamos al collado de origen, parece que no llueve, ni graniza..intentamos el Tempestades? Venga! A 50 metros de cima, vienen los relampagos, esto si que no! Por favor, pr favor, vamos para abajo.

Aqui ya no hay felicidad

 

Bajamos lo hecho, para apartarnos lo antes posible de la tormenta. De camino, en un principio pensamos en hacer noche en el refugio, pero a medida que llegabamos, las ganas de una ducha, dormir en la furgo, con nuestro hinchable,oohhh si! Pero no tenemos dinero, que hacemos? Sólo nos queda dinero para uno, así que lo echamos a suertes. Uno baja andando sin mochilas y otro en el bus, con las mochilas y convence al conductor para que le abra la puerta a mitad de camino.

Me toca a mi el trabajo sucio, empiezo a contarle al conductor y a los pasajeros (por suerte, padres de familia con poca experiencia en montaña) nuestra odisea de viaje (el peso de las mochilas, dos dias cargando con ellas, durmiendo a la intemperie, no teniamos dinero para los dos, la tormenta, la granizada, el rescate en el aneto). A falta de un par de kilometros vemos a Jorge bajando por el atajo que hay en la pista. Los pasajeros gritan: ahi esta el pobre chico!! Pare por favor!! Sube chaval! Pues no te voy a decir que no! Viva! Aplausos!

Una sonrisa, lo he conseguido 😉

Ducha, cena y noche en Senarta en nuestra furgo, viendo desde dentro del coche como cae la tormenta y dando las gracias por haber bajado al camping…