¿Pero estamos todos locos?

Aprovechando mis problemas laborales decido utilizar un par de días como valvula de escape para apretar como un descosido por la paredes de Vadiello y Agüero, en magnifica compañía y con un extra de motivación por la seguridad que transmite hacerlo acompañado de un maestro.
Dirijimos nuestros pasos hacia “La Caverna” el miercoles por la tarde. A mi el nombre no me da nada de confianza y resulta ser un santuario del octavo grado donde las cintas estan puestas en todas las vias que suben por las paredes. Yo las miro relamiendome, pero el subir a buscarlas se me antoja bastante complicado. jjjj

02_caverna3

Juan vuelve a hacer el murcielago en su segundo intento a un 7c+ que ya se le ha metido entre ceja y ceja. Por allí nos juntamos con David “el largo“ y Joaquín del CTAA que están inmersos en tareas similares. En Huesca se había juntado a nosotros Chema “vivac“ que tenía mirado un 6c+ por está zona, donde paso con mas pena que gloría, pero se dejo toda la pila apretando en las chorreras y puso un plus de motivación en la excursión. Será que tiene buenas noticias que contar.


03_pareja 6c+

Por mi parte, viviendo en el mundo de los mortales, fije mi objetivo en la única via asequible de la zona. “La familia espesa“ 6a+, en principio por encima de mi grado y mas despues de unas vacaciones sin hacer nada de escalada. Sorprendentemente y con el ánimo de todos los presentes (muchisimas gracias) así como con mi esfuerzo, me apunto la vía a vista (o flash para los puristas) y completo mi segundo 6a+ a vista. La vía es una maravilla de casi 30 m. en la que probamos placa fina, babaresa, desplome y zonas mixtas. Vamos muy recomendable y considerada 5 estrellas por todos los presentes.

01_6a+

Pues eso, que me he saltado un grado sin darme cuenta y esto no puede ser. Me quiero hartar de intentar 6a, y dentro de un par de meses volver a subir, y volver a sufrir. Disfrutar de mi grado de confort y llevar conmigo a Vanesa por este camino.

Sabado Vadiello

Este fin de semana, Abel nos convenció para ir a Vadiello el sábado a hacer el «Puro» de Vadiello, una clásica que el definió escalada con encanto. En esta ocasión la expedición estaba formada por Abel, Ana, Iñaki, Chema, Jorge y yo.

02 equipo de pelicula

Las vistas impresionantes de la presa-pantano de Vadiello, el tiempo al solecito muy bueno pero en cuanto llegó la sombra, se hizo el frio.

04 antes de empezar

De los cuatro largos sólo hicimos dos. Todo experiencias nuevas por cierto; en  el primer largo descubrimos la palabra «acerar» buena y mala cuando te acostumbras y en el segundo largo descubrimos la artificial con palabras como cigüeña (cuando me lo iba explicando Iñaki no paraba de imaginarme a una cigüeña subida en la roca con su arnes, sus estribos y cintas y dandole para arriba…)

06 abel y la grulla

Cuando llegué a la reunión estaba helada de frio, mi nariz roja como un tomate y cuando jorge me dijo que había comentado con Abel la idea de bajarnos, porque el tercer largo estaba mojado, la piedra se soltaba y bla bla bla… se me iluminó la cara. Bajar, bajar..

07 heladita

08 txema artificial

Rapelamos rapidamente, recogimos cuerdas, vuelta hacia el coche, comilona como si hubieramos gastado mogollon de energia, risas, una cervecita y vuelta a casa.

10 rapel de aguelo

Volveremos en verano a hacer el Puro