VII Ossan Cross Mountain. Empieza la temporada…

En este estresante principio de año que estamos llevando había una fecha marcada en el calendario al rojo vivo, el fin de semana que se disputa la Ossan Cross Mountain ya se ha convertido en un clásico de nuestras agendas. Y lo cierto es que combinar un soleado día de escalada de placer en los mallos de Riglos, una media pensión en Villa Tono (sin duda el mejor alojamiento de todos los Pirineos, Gran parte de los Alpes y un pedazo del Himalaya) y terminar el fin de semana con una carrera que parece sacada de un cuento ha hecho que nuestras baterías psicológicas estén recargadas para continuar con nuestro “gran proyecto”. Las piernas… no piensan lo mismo…

El sábado salimos temprano Tono, Vane, Diego (que se estrenaba en esto de la tapia) y yo. Para no sobrecargar y asegurar la actividad decidimos hacer dos cordadas seguidas en la Aguja Roja y subimos por la normal dado lo concurrido del resto del mallo. Ya hace algún tiempo que subimos por esta vía y fue muy gratificante el recordarlo. Creo que el que mas disfruto la vía fue Diego que con la sonrisa que llevaba estoy seguro que repetirá pronto. Montamos los rapeles junto a unos vascos y rapidamente ponemos rumbo para Jaca.

Por la tarde recogida de dorsales, un poco de slack line y pedazo de cena a cargo del chef Tono. Ya he decidido no rallarme con menús y este tipo de cosas, y me dejo llevar por sus decisiones culinarias a base de ensalada, pasta, panceta, dulces, cerveza, vino y todo lo que se ponga por delante. Menudo festín me pegue el sábado.

El domingo temprano para Ossan y de nuevo mariposas en el estomago, aunque esta vez un poco mas tranquilo que otras veces. No estoy entrenando apenas y no me doy mucgho mal con ello, estos meses solo pienso en disfrutar cuando salgo fuera. Mucha gente, caras conocidas, buen tiempo y de nuevo un ambiente espectacular y una muy cuidada organización. Decido correr con música y me he dado cuenta que funciono mucho mejor así. No escuchar mi respiración me hace exigirme mas, y además la música me permite concentrarme y pensar. Fui capaz desarrollar una estrategia y decidir como quería correr una prueba que ya conocía. Corrí toda la carrera excepto la subida grande de las Hermitas (me he dado cuenta que vas mas rápido a ritmo que con un sube baja en tus pulsaciones), aguante todo el recorrido sin dolores, no me pasarían mas de 10 personas en toda la carrera (salí bastante retrasado) y conseguí rebajar mi tiempo casi cuatro minutos. Así que mas contento no puedo estar.

Después las clásicas migas, paloteado y disfrute al sol con nuestra afición. Nos llevaron en volandas en la campa de entrada y da gusto llegar a meta así. Ahora sólo queda contar los días hasta el año que viene.

IMG_0095
Tono lederando en el primer largo
IMG_0109
Diego inciandose en el conglomerado
DSCN0509
Postureo enla chimenea (Tonos photo)
IMG_0119
Vanesa gozando en Riglos
DSCN0515
Cima de la Aguja Roja (Tonos photo)
IMG_0145
Con nuestro pequeño mallo al fondo
DSCN0521
En villa Tono con las camisetas de este año (Tonos photo)
DSCN0523
Desayuno previo a la prueba (Tonos Photo)
IMG_0148
Momentos antes de la salida
P1000061
Calentado en las campas
P1000116
Así salen los machines, que locos… (Korkuerikas photo)
P1000133
Primeras curvas aun en el pueblo (Korkuerika phtoto)

IMG_6678
En las campas con el mango abierto, como diria Churla. (Organizacion Photo)
IMG_6863
Iñaky en su lugar preferido (Organizacion Photo)
10152530_718205408231016_4955423365813508007_n
Oscar, espectacular en la cascada (Organización photo)
P1000147
La afición esperandonos en meta (Korkuerikas photo)
IMG_0168
LLegando entero a la meta
P1000167
Estratosferica llegada de Tono (Korkuerikas photo)
P1000181
Sonriente bajo el arco (Korkuerikas photo)
P1000220
Equipo Ossan al completo (Korkeurikas photo)

Las vacaciones se acaban y comienza la temporada: Riglos, Exea

Dos semanas en la playa dan para pensar, leer y dormir mucho. Carreras por la mañana en la playa, lectura, siesta, paseos,  buceo y pesca de pulpos, han sido nuestras principales actividades no mucho mas reseñables.

Inexplicablemente, este año los últimos días de vacaciones en la playa, tengo ganas de volver a Zaragoza, a los entrenos corriendo, escalando y nadando. Un sentimiento que creo que compartimos Jorge, Aster y yo.

La primera semana en el trabajo se pasa rápido, el papeleo acumulado en estos 20 dias nos mantienen ocupados  y distraidos hasta el fin de semana. De nuevo, el telefono con mil mensajes con distintas propuestas, finalmente decidimos irnos con Arturo y Raquel y los perretes a Riglos. Ellos harán la circular a los mallos de Riglos y nosotros la Exea, al mallo Colorao.

El resultado: la escalada no es nada agradecida. Te pegas una temporada sin escalar tanto, corriendo mas que escalando y el resultado se paga caro. El tercer largo, después de  hacer unos pasitos en artificial, en el que gastamos mas energia que corriendo una media maratón, nos dejó la moral por los suelos. Así que después de comentar la situación, los horarios y el calor que estaba empezando a entrar, decidimos bajarnos y reencontrarnos con nuestros amigos.

Las vacaciones se han acabado, el período escolar ha comenzado y con él, nuestros entrenamientos. A ver si este año, conseguimos mas experiencias que el pasado

IMG_8761
Por fin nos traemos a Arturo y Raquel al Reino de los Mallos
IMG_8763
Impresionados por la magnificencia de las paredes
IMG_8766
Escalando sin sensaciones en la vía Exea
IMG_8769
Sin cima pero contentos por volver a escalar en un sitio tan impresionante.

Y entonces llegó Aster…y Zulu pasó de largo

Y entonces llego...

Volvió a ser 22 de marzo y volví a cumplir años. Estaba bastante mosca con mi regalo de cumpleaños: no esta en casa, en la oficina si, no se pone, es de color marrón…vamos que esta vez si que me pilló por sorpresa.

Lo habíamos hablado en varias ocasiones, pero nunca dado el paso adelante…no queríamos comprar sino adoptar…y de repente, llego a mi casa el viernes después de trabajar y allí estaba él; tan nervioso, miedoso y cariñoso…yo tambien…

Nervios del perro por su nueva situación, nervios mios por la situacion, de Jorge porque al día siguiente era el gran día: por fin, después de meses de entrenamiento en el panel, los astros habían decidido que sería ese día…o no

Decidimos llevarnos a Aster (antes Neiss) a que conozca Riglos, la montaña, la naturaleza, compartir con el lo que a nosotros nos gusta. Mientras Jorge, Iñaki, Abel y Dani escalaban la Zulu, yo haría la preciosa ruta circular por los mallos. Después todos juntos celebraríamos los triunfos.

Pero no contamos con un pequeño problema (el miedo del perrito a los coches). Entrarlo en el coche fue una odisea, sacarlo en la MAz otra, parar varias veces en el trayecto ni lo cuento..el resultado tres vomitadas, una millón de babas y la cuerda olvidada en Zaragoza.

Del enfado a la tristeza, pasando por la frustación. Por suerte, podemos presumir de unos amigos que entendieron la situacion…y con resignación nos fuimos a la Cueva de os Chitanos en los mallos de Agüero…

Como bien dice Iñaki, la montaña seguirá estando, los amigos vienen y van…Gracias por dejarnos compartir con vosotros estos momentos

Momento crítico!
La visera, con La Zulu esperandonos
La nueva familia
Orservando la vía alternativa
Primera parte de gorilas en la Niebla
Estetica salida del potente techo. Dani a muerte!
Que buenos los huevos fritos. Regeneradores!! (Todas las fotos son cortesía de Iñaky, yo no tenía ganas ni de sacar la cámara)

Adopta un EEMA. Via Jose Antonio Sanz al mallo Frechín. Riglos

La iniciativa de adoptar un EEMA, por parte de Korkuerika y las ganas que teníamos los mayores de ayudarle, llegó por fin. Los chavales impresionados con los mallos de Riglos y los mayores emocionados de verles disfrutar tanto.

A los Rasmias nos toca ir al Mallo Frechin, con Jesús Joven, a la vía Jose Antonio Sanz. Ya la habíamos hecho con anterioridad, así que unido a la protección de la vía, hace que sea haya convertido en una de las clásicas de Riglos. Tanto es, que ese domingo, prácticamente todos los escaladores estaban concentrados en el mallo Frechín. Doce personas subieron al mallo antes que nosotros!!!

Tuvimos que esperar cerca de dos horas en el pie de vía, que nos permitió repasar las cuerdas (la cuerda culebrera está en perfecto estado!). Y cuando por fin nos toca el turno, la mala leche acumulada se trasmite a las sensaciones en la pared.

 

De meditación con "los machines" al fondo
Romería en el Frechin
Los vecinos del Colorao
Después de dos horas, por fin, comenzamos a escalar
Jesús llegando a reunión
Sonriendo en el tenderete
Estético L4
Un puntito de miedo en la chimenea
A la rica travesía
Disfrutando del bolo
Sobre un Riglos expectante

Nos hubiera gustado que Jesús disfrutara del buen ambiente que habitualmente se respira en la tapia. Del compañerismo entre cordadas. Las risas con la llegada a las reuniones…pero a veces…a veces, estas cosas no pasan.

Aun así, disfrutamos de Jesús, de sus historias, su entusiasmo y sus miedos…Hasta le pudimos enseñar algun truquillo que otro…y a una hora prudencial se lo devolvimos a sus padres!

 

Cordada en la cima
Los frechines
Cordada Pisón
Los Coloraos
Los Coloraos II
Los Galletas
Éxito de convivencia